Jesus

Conocer a Jesucristo es la relación más emocionante que se pueda tener. Es el comienzo de una vida de aventura con un Dios que es todo amor y Todopoderoso.

Si le ha pedido a Cristo, en forma sincera, que entre a su vida puede estar seguro que su relación con Dios es un hecho. Como resultado de la muerte de Cristo en la Cruz, es que usted ha sido completamente perdonado y aceptado por Él. Hay muchas cosas emocionantes que son ciertas en su relación con Cristo. El comprender estas verdades le ayudará a construir una base firme sobre la cual crecer.


1o, Cristo perdonó sus pecados, «... en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados, según las riquezas de su gracia...» (Ef. 1.7). Cuando confió en Cristo para el perdón de sus pecados, todos ellos le fueron perdonados. ¿No es maravillosa saber que todos sus pecados le han sido perdonados?


2o, Cristo le hizo hijo de Dios. «Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios». (Jn. 1.12-13). Todo lo que hay que hacer para llegar a ser un hijo de Dios es recibir a Jesús; ello le abre la puerta para pertenecer a la familia de Dios.


3o. Cristo entró en su vida y Él nunca le dejará. Jesús dijo: «.. .yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él... » (Ap. 3.20). Los que le han invitado, ahora se encuentran en relación directa con Él. Él mismo dijo: «... al que a mí viene, no le echo fuera». (Jn. 6.37). Así que Él promete que nunca nos dejará.


4o, Cristo le dio vida nueva. «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas». (2 Co. 5.17). Cuando usted confió en Cristo como su Señor y Salvador comenzó una nueva vida. Dios le otorgará nuevas cualidades a medida que usted crezca en Él.


5o. Cristo le dió vida eterna. «Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida». (1 Jn. 5.11-12). Como puede ver, en Cristo se encuentra la vida eterna y el que le recibe ya tiene esa vida. Por tanto, si esta noche muriera puede estar seguro de que la eternidad la pasará con Dios.


La Biblia declara que Dios, después de haber formado al hombre, del polvo de la tierra, «...sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.» (Gn. 2.7). Al crear Dios al hombre lo hizo para tener comunión con Él y hacerle partícipe de Su gracia, sabiduría, riquezas y propósito; por eso fuimos creados a Su Imagen y Semejanza. Esa relación se perdió por causa de la desobediencia del hombre. Pero hace mas de dos mil años, el Hijo de Dios vino para que pudiésemos restablecer nuestra comunión con el Creador; por esta razón murió en la Cruz del calvario.

Jesús hoy es nuestro Señor y Salvador, pero también es nuestro Modelo. Por esto, un Hombre de Valor ama a Dios con todo su corazón, valora su matrimonio y construye su hogar sobre los principios y valores del Reino de Dios manifestados en lo Biblia, ama la Iglesia del Señor y está comprometido con su Comunidad Cristiana,  obedece el mandato del Señor de compartir el amor de Dios con toda persona a su alcance, y sobre todo, tiene el anhelo de ser como Jesús.

Your Ad Here
 

[Inicio] [Fotos] [Favoritos] [Jesus] [Pensamientos] [Quien eres?] [Cuidese]